Home / create  / “La nuit, nos autres”, danza de celebración intima en la nueva pieza de Aina Alegre

“La nuit, nos autres”, danza de celebración intima en la nueva pieza de Aina Alegre

La coreógrafa catalana Aina Alegre presenta su tercera pieza en colaboración con Hiroshima.  Afincada en Paris y trabajando con artistas internacionales, La nuit, nos autres explora el tema de celebración que apareció en su obra

La coreógrafa catalana Aina Alegre presenta su tercera pieza en colaboración con Hiroshima.  Afincada en Paris y trabajando con artistas internacionales, La nuit, nos autres explora el tema de celebración que apareció en su obra anterior, Le jour de la bête, pero de otra perspectiva. Tuve el honor de conversar con Aina durante un descanso de este trabajo intensivo que están haciendo en Hiroshima, desarrollando y preparando la pieza para el performance en la misma sala el 15, 16 y 17 marzo.

 

Aina, quería empezar con tu obra Le jour de la bête, que estaba más enfocada en el aspecto colectivo de la celebración y sus rituales. Hiciste algún descubrimiento especialmente interesante durante esta exploración?

 

Qué pregunta más bonita! Mas que descubrir, lo que me di cuenta es de donde se sitúa esta idea de celebrarnos. Que espacio ocupa, que protocoles y rituales vamos a generar, y como están relacionados a un contexto siempre social. Es verdad que yo estuve trabajando mucho esta cuestión con el grupo, con la idea de hacerlo colectivo. Estuvimos muy juntos, viendo lo que querríamos compartir o no, donde estaban los limites. Era una cierta co-responsabilidad. Me dio ganas de continuar con este teme de “que es celebrarse”. Por otro lado hay algo de curioso, tuve esta cosa muy naife de preguntar “y si esta celebración fuera en otro contexto?”, y empezamos en el grupo de trabajar la celebración desde nosotros. Allí empezó La nuit, nos autres. En vez de enfocarnos  en espacios de fiestas populares de día, empezamos a explorar espacios más oscuros, en el sentido de no ser tan visibles, más opacos, silenciosos, íntimos.

 

Así que la noche es un espacio más metafórico?

 

Exacto, no se trata de vida nocturna. De allí empecé a pensar en los rituales que también vienen del mundo fantástico. Transformaciones míticas como los vampiros, hombres lobos, todas estas celebraciones nocturnas que se hacen en el bosque. Empecé a imaginar este otro tipo de celebración que está relacionado a uno mismo, hacia uno mismo. Allí se ha cambiado de contexto para este nuevo proyecto sobre celebrarnos de manera intima.

 

 

Que significa para ti el acto de celebrar?

 

Nosotros decidimos juntos que celebrarse en el contexto de La nuit, nos autres sería darnos este espacio y disponibilidad de trabajarnos sobre un retrato de sí mismo, pero que no sea una solo imagen pero una especie de ritual donde podemos transformarnos en todos estos cuerpos que nos habitan, que existen en nuestro cuerpo.

 

Hay algún bloqueo a la celebración que descubriste, quizás a nivel del cuerpo, o emociones, o mente? Quizás hay algún detalle que te gustaría compartir?

 

No sé si son bloqueos, pero algo que siempre buscamos con los performers es de trabajar desde un sitio que sea muy intuitivo, muy físico, y que no sea nada mental. Nunca hablamos de personajes e identidades. Al contrario, estamos trabajando para justamente deconstruir nuestra identidad para poder pasearse dentro de muchas presencias. Los bloqueos entonces no serian a un nivel mental o discursivo, llena de referencias, sino estar siempre en un estado de juego, en el sentido de trabajar puramente con la materia física y ver como la diversidad de presencias puede aparecer a la superficie de la piel. Como pueden generar recuerdos, la memoria del cuerpo, imágenes, sensaciones, representaciones…

 

…Todas estas potencialidades que llevamos  dentro?

 

Exacto. Lo que estamos intentando trabajar es que este cuerpo sea disponible a generar potencialidad. Al final no estamos hablando de ser nada o nadie en concreto, simplemente es nuestra posibilidad de entrar en transformación permanente.

 

Lo permanente entonces es estar presente allí, co-creando con la energía del momento?

 

Exacto. Ahora estamos en un momento que queremos trabajar una forma de composición, y esta semana estamos explorando como crear un espacio en cual los performers siempre estén activando esta técnica del presente para poder jugar con todo, estar muy presente en todo.

 

Supongo que por un lado se crea un marco dentro de cual se hace una pieza o performance durante el tiempo dado, pero también que no sea algo de tan rígido que en el momento la mágica no ocurra?

 

Este es un gran tema! Es algo que estamos intentando averiguar en el sentido de ver cómo podemos no dar rigidez a un espacio que tiene que estar siempre muy activado al presente, y no puede ser reproducido. Así la cuestión es cómo reproducir sin reproducir? Saber que hay un tiempo y espacio, y un orden de acciones, pero ver como estas acciones se van viviendo, no?

 

Quizás tiene que ver con esta acción que estás haciendo ahora con la mano mientras hablas, ondulándola, como un “flow state” de cual hablaba Csikszentmihalyi…

 

Es verdad, y también tiene que ver con como los performers tienen un espacio de juego entre todas estas acciones y trayectoria en el estado performativo.

 

Hay algún detalle coreográfico que os ayuda o que estáis explorando en este momento?

 

Algo de curioso es trabajar como cada uno puede ser en su propio ritual  y a la vez trabajar con una especie de ritual compartido. Es decir, como podemos trabajar de forma intima de cada uno pero estando en el mismo contexto y compartiendo los mismos momentos. Contexto físico y metafísico también. Por ejemplo, estamos trabajando con el sonido de unos gongs, como hay en muchos rituales. Este sonido nos permite conectarnos todos a la misma cosa. Es decir que público y performers pueden escuchar los mismos sonidos, que son los que marcan el tiempo.

 

Qué bien! Así hay algo que es compartido y a la vez vivido como individuo, cada uno a su manera.

 

El protocolo es compartido, y cada uno hace un cambio de una cosa a otra, pero cada uno de ellos también está viviendo esta ceremonia como un código compartido. Es algo que es bastante interesante porque es un proyecto que habla de una celebración intima y solitaria, y a la vez de un espacio compartido donde se cohabitan tres rituales en un mismo ritual.

 

Paradójicamente puede ser el marco compartido que permite que cada persona tenga su experiencia? Tiene cierta resonancia con el trabajo de Transformación Holística, en cual cada persona hace su trabajo individual en un entorno compartido. No sé hacer para mostrar a los demás. Quizás eso también es un aspecto de celebración intima, en contraste a las celebraciones  públicas?

 

Si, totalmente. Por eso, y sería bien hablarlo una vez que  hayas visto la pieza, no sé hasta qué punto hay códigos de lo que nosotros podemos relacionar con códigos de espacios de celebración. Es decir, para mí este es un espacio de celebración que no utiliza por nada los códigos de Le jour de la bête. Ahora estamos intentando reinventar nuestra propia experiencia de la celebración.

 

Es cierto que cada cultura  tiene algo suyo de lo que es celebrar, pero quizás hay algo más universal, algo que resuena con exponer…

 

Sí, y con liberar. Algo que libera los cuerpos.

 

Si pensamos a los ciclos de la naturaleza como propone la Transformación Holística, la celebración llega al final como manera de reconocer este cierre y nuevo inicio para luego integrar lo que has recogido en ciclo anterior y traerlo a lo siguiente.

 

Absolutamente. Y es curioso que estemos intentando componer también con la idea de ciclos, es muy interesante. También estamos considerando cómo auto-estimularse para que una energía no sea lineal. Imagino una línea más curvada que puede subir, bajar, quedarse en medio, algo que  energéticamente  puede auto-regenerarse y llegar a un sitio y volver a empezar, un poco como…

 

Como una frecuencia celebradora, puede ser? No, no es frecuencia….

 

Como se podría llamar esto?…

 

Quizás tiene que ver con un reconocimiento? Hay elementos muy interiores, como sentimientos amorfos, sensaciones que están muy en el subconsciente, de lo ancestral, de las memorias a cual no tenemos acceso, y eso lo sentimos en el cuerpo. Pero al momento de celebrar es como si ya han pasado por un proceso de la mente, ya están en la luz, allí. Hablando de esta línea, la celebración podría ser los puntos de reconocimiento…  y no sé si celebración tiene siempre que ser una ocasión feliz?

 

Eso lo hablamos mucho con los performers.  Hablamos de estoy rituales de la muerte o las lloronas… es una forma de celebrar también. Es un momento catártico que es más introspectivo para poder sacar algo a la superficie. Hay una parte interna y externa.

 

Otra influencia muy fuerte en este proyecto es el trabajo de Claude Cahun,  una mujer de los años veinte. Ella para mí ha sido la primera a trabajar sobre el género, sobre todo con fotografía.  Ella ha creado una forma de auto-retrato como manera de hablar y defender todo lo que sería una postura que este contra la identidad como algo unitario. Utiliza la práctica de auto-retrato para hablar de todos los otros cuerpos que ella lleva. Trabajaba con auto-retratos  intentando eliminar toda posibilidad de dualidad y trabajar lo no-genero, el andrógeno. Y todo es en los años 20! A mí me inspira mucho porque también trabaja la idea de la máscara como un médium para distanciarse de ella misma y empezar a empujar la transformación. Me pareció un maravilloso contexto para traducir en la coreografía. Me interesa mucho este concepto de auto – auto-transformarse, auto-construirse, “le mise en scène de soi”. Esta idea del auto era muy interesante para ver como generar una especie de doble consciencia. De una parte se produce algo a nivel de sensación físico, y hay otra consciencia que es como un espejo mágico que te devuelve una imagen de ti que te permite transformarlo. Hay esta idea de auto-esculpirse, como si estuvieras una escultura de tu misma. Es un trabajo plástico en el sentido que se hace desde fuera pero te toca. Por ejemplo, trabajamos mucho en cómo podemos utilizar las manos como una máscara. Pero no como un objeto que te pones en la cara, mascara en el sentido de un médium que te permite transformar el sito en el que estas. No vamos a hablar de lo mental en el sitio psicológico, al contrario, estamos trabajando desde el sitio anatómico, y ver como esta postura va introduciendo una sensación de de gravedad, de fuerza, de imaginario. Es algo sensitivo. El imaginario viene alimentado de esta postura, y vemos como de este estado vamos a cambiar a otro lado.

 

Suena como un juego de espejos, dentro y fuera…

 

Sí, y los performers trabajan con espejos imaginarios. Hablamos mucho de esta necesidad de exponerlo delante, que no es delante el público.

 

La auto-transformación de cual hablas es un gran tema. Como consideras la diferencia entre la auto-transformación aplicada en la danza-terapia y una danza artística como la vuestra?

 

No tengo ni idea! No sé donde acaba uno y empieza el otro. Sí que es  verdad  que yo he intentado cuidar mucho el espacio íntimo que transforma. Yo no voy a decir en que se tiene que  transformar, ni de qué manera ni en qué. Cada uno tiene sus propios estímulos conscientes e inconscientes y yo simplemente voy cuidando el contexto y el juego. Pero allí  es donde no hay terapia en el sentido que no hay objetivo relacionado a una búsqueda personal. Yo intento cuidar más esta idea de juego.

 

Tienes la sensación de tener una grande pregunta, una dirección en particular que te tira como un hilo a través de los trabajos diferentes que estás haciendo… una pregunta personal que a la vez es universal?

 

No soy muy consciente de esto, no hay un hilo muy claro en cada pieza que hago. Sí que es verdad que hay unas ganas de buscar de manera un poco antropológica estos gestos, movimientos y cuerpos que están cargados de muchas otras cosas. Lo que me interesa es ver como generar espacios para justamente experimentar, analizar, observar – esto para mí es un poco la investigación – y también ver como generar espacios que crean un contexto ficticio que permitan inventar un cuerpo. Inventarlo en el sentido un poco como hacemos en la ciencia  ficción.  Podemos imaginar que los cuerpos en La nuit, nos autres son cuerpos que están constituidos de esta forma y viven en esta manera, y son sensibles a este lado. En cada proyecto estamos generando una corporología que va construir el cuerpo no solo físico de cada proyecto y que está alimentado a la vez de mucha referencia física, sensitiva, anatómica, y antropológica – que vamos a buscar fuera de nuestra propia experiencia física.

 

Quieres añadir cualquier otro detalle sobre este performance qué vais a presentar en la Sala Hiroshima?

 

Hay muchas cosas que decir pero lo mejor es venir al espectáculo!

 

Gracias Aina, totalmente de acuerdo… nos vemos allí!

 

La nuit, nos autres” en Sala Hiroshima

15 & 16 marzo 20:30, 17 marzo 19h

 

matrix barcelona“Es cuando actuamos libremente, por el bien de la acción en sí misma más que por motivos ocultos, que aprendemos a ser más de lo que fuimos.” Mihály Csíkszentmihályi

elefrant@gmail.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT